fbpx

Discutamos la tierra, pero discutamos en serio

Cuándo llegará el día en que alguien se haga cargo del fracaso absoluto que significa que en un país donde sobra tierra no haya un pedacito donde pueda vivir la gente. ¿Hasta cuándo vamos a seguir en este loop infinito de toma de tierras-represión-discursos de ocasión y vuelta a empezar? ¿Se acuerdan del Indoamericano? Fue hace 10 años. Nada cambió desde aquella vez. O en realidad sí, el problema ahora es mucho más grave.

Hoy otra vez vuelve el loop que nadie quiere. Pero que tampoco nadie hace nada para frenar.

Y lo que no se puede encontrar casi por ningún lado es un debate serio. Cada vez que alguien intenta explicar por qué sucede el fenómeno de las tomas, con el objetivo de hacer algo para que dejen de ocurrir, automáticamente se lo señala como cómplice e incitador de las mismas.

En cambio, se montan operativos de desalojo absolutamente desmedidos y exagerados, no solo como “respuesta” ante la situación sino ante la potencial amenaza que, en este caso, podría significar un grupo minoritario de familias pobres instaladas en ranchos precarios.

Las imágenes de niños y madres llorando, policías derrumbando carpas de plástico y madera, las casillas de 2×2 prendidas fuego como fondo de la selfie de los fiscales, lejos están de ser el camino para construir un país mejor.

Si no es por un sentido humanitario y sensible por los que menos tienen, que sea por un sentido práctico: 3 muertos hubo en la represión del Indoamericano. Y las tomas siguen existiendo.

Es cierto, la propiedad privada es un derecho. Y está en nuestra Constitución. Del mismo modo que existe el derecho a la vivienda, consagrado en la misma Constitución. ¿Qué hacemos entonces?

Discutamos en serio la tierra. A fondo. Discutamos qué hacemos con las tomas de tierras como la de Guernica, para que no ocurran más. Pero también discutamos sobre las tomas de los ricos, que se apropian de las tierras con artilugios legales, o directamente las alambran para sí mismos. Discutamos las tierras que arden desde hace meses por incendios que, curiosamente, nadie puede detener ni encontrar culpables.

Tenemos en nuestras manos una herramienta histórica como la Ley de Barrios Populares. Una Ley de amplísimo consenso político desde su misma concepción. Utilicemosla. Aceleremos y potenciemos su implementación.

Pero hagamos y discutamos en serio, para solucionar las cosas en serio. Porque en ciertos casos se nota mucho que lo único que les importa a algunos es esconder los problemas debajo de la alfombra (o detrás de un buen montaje televisivo) para “recordarle” a la sociedad en general y a los que menos tienen en particular que el problema de la desigualdad es de ellos mismos, por ser pobres.

Arroyito Oeste

Alejandra empezó hace 3 meses, junto a otras mujeres, la copa de leche "Barrio que lucha". “Ahora también empezamos con la comida. Somos 10 chicas que preparamos los alimentos y los repartimos a 250 chicos”.

LEE MAS
Empalme Graneros

Nadia, junto a Susana, llevan adelante un merendero en el barrio rosarino Empalme Graneros, que asiste a 220 personas. "El merendero no es la salida de fondo, pero en la urgencia hay que colaborar con los que necesitan", dicen.

LEE MAS

OTRAS ENTRADAS DEL BLOG

Blog

Durruty: nueva Coordinadora de Acceso a la Justicia

Es un gran orgullo anunciar que Gabriela Durruty estará a cargo desde hoy de una herramienta fundamental para democratizar el acceso a la justicia y aportar a un necesario plan contra la violencia

LEE MAS
Blog

El Concejo aprobó el plan de urbanización para Nuevo Alberdi

Con el apoyo de todos los bloques menos el de Juntos por el cambio y el sector del peronismo representado por Eduardo Toniolli, Norma López y Alejandra Gómez Sáenz, se aprobó el Plan para urbanizar

LEE MAS
Blog

Intervención a 5 meses del crimen de Eduardo Trasante

A 5 meses del asesinato de nuestro compañero Eduardo Trasante, fuimos al Centro de Justicia Penal para recordarlo y para exigir un 2021 sin impunidad. A decirles y decirnos que a nosotrxs no nos van a cansar.

LEE MAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *