fbpx

Roxana, barrio Moreno

Roxi de Territorios Saludables. Lo aclaro porque nunca es lo mismo estar solo que estar organizado. Tampoco lo es en cuarentena. Y tampoco es lo mismo el hambre, la falta de trabajo, la desigualdad que se vive en los barrios. Se siente diferente la cuarentena acá. Es diferente según dónde vivís.

Pero la desigualdad se vivía desde antes del 20 de marzo. Es por eso que desde hace años venimos organizándonos desde Territorios Saludables en Moreno, con la colonia, las juventudes, la oficina de empoderamiento, las redes y vínculos en los territorios, para achicar diferencias y cuidarnos entre todos.

¿Te cuidás del otro? ¿O te cuidas con otros y otras? Esa es la pregunta que nos hacemos desde siempre. Desde Territorios Saludables hace rato que decidimos cuidarnos con otros y otras. Y venimos desarrollando cuidados colectivos. Durante el aislamiento lo que fuimos haciendo es buscar nuevas formas de seguir haciéndolo. Seguimos acompañando desde la oficina de empoderamiento, pero ahora de forma virtual: trámites, gestiones, distintos problemas de salud o violencia, o lo que vaya surgiendo.

Colaboramos con los comedores del barrio y de sus alrededores que se acercaron. Tenemos un grupo de whatsapp con más de 80 familias del barrio para estar en contacto todo el tiempo, viendo las ayudas que van necesitando. Esto genera una cadena de comunicación, porque esta información se la pasan a otros familiares o conocidos. Por eso yo siempre digo que pertenecer al proyecto Territorios Saludables me hace vivir diferente. Y la cuarentena misma la vivo diferente, por todo lo que ya venimos haciendo.

Esto seguro que pasa en otros barrios porque hay mucha gente que se organiza desde el territorio. Y eso es lo que se tiene que ver. No sólo, creo, para el aplauso sino para que los políticos reconozcan todo esto y lo fortalezcan. Porque el primero que te cuida es el territorio. En eso estamos y así vamos a seguir.

Es todo lo colectivo que tratamos de sostener. Estamos bastante organizados en el barrio, pero la desigualdad que se vive genera esto de que haya muchas necesidades. La gente vive del día a día, de changas, de cartonear. Y muchos la están pasando mal en este sentido. Los comedores no dan abasto. Y si bien las ayudas ayudan, no son suficientes.

Y en lo personal es esto, paciencia. Tratar de acompañar las ansiedades de mis hijos, estar con las tareas y tratar de ver poca tele para que la información sea la justa y necesaria y no entrar en pánico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *